PRINCIPIOS DE ACONSEJAMIENTO Ángel Negro




(Tomado del artículo "COLABORADORES DE DIOS")

Tengamos en alta estima el ministerio del discipulado que es el medio elegido por Dios para dar forma a su pueblo: “...enseñándoles (discipulándoles) que guarden todas las cosas que os he mandado”. No nos conformemos con una visión mediocre de lo que Él quiere, ni con metas de menor alcance. Hacen falta hombres y mujeres de fe y llenos del Espíritu Santo para esta gran empresa de Dios.

PRINCIPIOS A TENER EN CUENTA EN NUESTRA TAREA DE “ACONSEJAR”

La palabra aconsejar se usa como sinónimo de orientar, hacer discípulos, guiar, encaminar.

Introducción:

En los últimos años hemos comprobado la eficacia del trabajo de dar sana orientación a los hermanos. Los logros obtenidos en vidas restauradas, familias orientadas, hogares felices, pueblo con objetivos precisos, hombres con clara conciencia de quiénes son y qué quiere Dios de ellos, mujeres ubicadas, situaciones difíciles resueltas, etc., nos han confirmado la importancia que tiene en la edificación de la iglesia el ministerio de aconsejar. Hoy, a través de los resultados obtenidos, de las experiencias que cada uno de nosotros ha vivido y del contexto que nos rodea, podemos decir que la mayoría de los hermanos no tiene trabas en abrir su corazón para contar sus problemas o buscar consejo ante decisiones que deben tomar. Por el contrario, hay buena disposición a aceptar la orientación para su vida. Todo esto ha llegado como resultado de un ministerio eficaz de orientación.

Por cierto, no se ha hecho sin errores y fracasos. Algunos quedaron en el camino; con otros nos quedan preguntas: ¿podríamos haber orientado de alguna otra forma mejor? ¿Hicimos lo correcto? Pero, de todas maneras, hoy hay mayor madurez, tolerancia, paciencia, gracia y sabiduría para orientar. Hoy se sabe qué hacer con una persona nueva.

Este ministerio es fundamental para dar a conocer la voluntad de Dios y para que cada cristiano avance para ser conformado a la imagen de Jesús. Ver Efesios 4.11-16 y Colosenses 1.28.
I) ESTABLECER PRINCIPIOS CRISTIANOS AL ORIENTAR:

Cuando una persona acude a un líder, pastor, consejero, etc. buscando orientación:

    P. ¿Qué espera obtener como resultado de la conversación?
    R. Que se le resuelva(n) el o los problema(s).
    P. ¿Por qué quiere que se le resuelvan los problemas?
    R. Porque busca su bienestar. No sufrir.

No está mal que las personas busquen sentirse bien, pero, tenemos que tener cuidado de no involucrarnos tanto sentimentalmente en su problema, que perdamos el discernimiento espiritual de la situación y estemos orientando en contra de lo que Dios está haciendo.

Lo prioritario de la persona que consulta es: “sentirse bien”.

La prioridad en las Sagradas Escrituras es: “que se haga la voluntad de Dios”.

Si logramos que las personas acepten la voluntad de Dios, encontrarán el bienestar.

¿Cómo se logra esto?
Debemos procurar que voluntariamente las personas pongan como meta de su vida, hacer la voluntad de Dios y ser conformados a la imagen de Jesús.
Que por propia iniciativa deseche todo intento de ser feliz, alcanzar el bienestar o lograr su realización personal, por cualquier otro camino que no sea el trazado por el Señor.

Para el cristiano hay una vida feliz, una realización personal y un mayor bienestar, pero esta se logra haciendo la voluntad del Padre.
El eje sobre el cual trabaja el consejero cristiano es Cristo y no el problema de la persona.
El consejero secular y el cristiano tiene el mismo deseo: que la persona este bien. Solo que uno tiene como centro la persona y su problema y el otro a Cristo y su voluntad.
Dentro del “mundo cristiano” estamos invadidos de libros, videos, cassettes y mensajes que promueven el bienestar, el placer (no pecaminoso), pasarla bien y la realización personal.
La felicidad y la plenitud de vida no se encuentran por buscarlas, sino por hacer lo que Dios manda.
Lo primero que debe buscar el cristiano en la vida es agradar a Dios.
Cuando tratamos con problemas en los hermanos, o conflictos interpersonales, nuestro primer objetivo no debe ser como resolver el problema, sino que ellos, o uno de ellos por lo menos, tome el camino de hacer lo que Dios manda.
Cuando aconsejamos, tengamos cuidado de no estar apoyando un fin egoísta.

    *Están los que no quieren perder.
    *Los que no quieren tomar la cruz.

NUESTRO OBJETIVO EN LA CONSEJERÍA ES QUE LAS PERSONAS HAGAN LA VOLUNTAD DE DIOS Y NO SOLAMENTE QUE LES SEAN RESUELTOS SUS PROBLEMAS.


Lucas 12:13-21
Ej. Jesús: ¿Quién me ha puesto entre vosotros como juez o partidor?
¿No son llamativas estas palabras del Señor?

    *No tenemos respuestas a todos los problemas de la gente.
    *No tenemos que resolver todos los problemas.
    *No siempre mediar es lo aconsejable.

¿Cuál fue el pedido de un hombre de la multitud? v.13
¿Cuál fue la respuesta de Jesús? v.14
¿Qué principio estableció Jesucristo? v.15
¿Con qué parábola lo ilustró?
¿Medió Jesucristo entre los dos hermanos?
¿Por qué no lo hizo?
En la respuesta que le dio Jesús, ¿cuál fue su mayor interés?
Debemos cuidar que la gente no nos use para su propio fin egoísta.

Tres caminos para resolver todo problema:

    1) La injusticia.
    2) La justicia.
    3) La cruz.

II) FIJE OBJETIVOS AL ACONSEJAR:

Si no tenemos objetivos en la orientación, nos vamos a centralizar en el problema y la necesidad de la persona.

¿Qué significa tener objetivos?

La orientación debe ser integral:

    Ilustración: Joven que pidió orientación sobre su noviazgo.
    En lugar de hablar sólo de su noviazgo le di una orientación INTEGRAL o total. No podemos detenernos sólo en lo PUNTUAL y responder nada más que a lo que la persona pregunta, ya que todas las áreas de la vida están relacionadas entre sí.

    Las preguntas y la orientación giraron sobre estos temas:

        a) Estudio
        b) Trabajo
        c) Relación con los padres
        d) Relación con la iglesia
        e) Relación con el Señor

    En estas cinco áreas, el joven no tenía estabilidad y reconoció que andaba mal.

    ¿Se puede edificar una buena relación de noviazgo sobre una base tan débil?
    Si orientamos sólo lo puntual y no analizamos el resto de las áreas de la persona, podemos errar el blanco.

La orientación debe responder a principios bíblicos:

    Ilustración: Padre que consultó después de haber echado de la casa a su hija mayor de edad, por haberse puesto de novia con un inconverso.

    La orientación giró en torno a distinguir bíblicamente entre un pecado de desobediencia y un pecado moral. Un pecado moral (prostitución, adulterio, participar de una banda para delinquir, vender drogas, etc.) no deben ser tolerados en un hogar cristiano (el sacerdote Elí vivió esa situación y no actuó como correspondía). Es diferente la situación en el caso de un hijo que se aparta del Señor, pero guarda las normas de convivencia y moral cristianas de la casa.

La orientación debe responder a un programa de vida:

    Ilustración: Una pareja de novios, jóvenes, nuevos en el Señor, consultan sobre su futuro.

    La pregunta que les hice fue la siguiente:

    ¿Cómo quisieran verse dentro de cinco años en las siguientes áreas?
    a) Laboral-económica.
    b) Vivienda.
    c) Familia.
    d) La obra del Señor.

    Fijamos los objetivos:
    a) Un oficio
    b) Su casa propia
    c) Casado y con hijos
    d) Liderando un grupo de gente

    A los cinco años había alcanzado los objetivos trazados.
    
III) INTERIORÍCESE BIEN DE LA SITUACIÓN:

a) Sea paciente y escuche. Dé tiempo a la persona para que se abra.

b) No presione a la persona para que confiese. Respétela.

c) No se limite a esquemas mentales rígidos.

d) No se apresure a dar consejos.

IV) ASPIRE A COMUNICAR EL CONSEJO DE DIOS:

a) Debemos conocer las Sagradas Escrituras y el consenso de los pastores.

b) Somos siervos de la Palabra; no demos interpretaciones particulares.

c) No pretendamos respuestas rápidas.

d) Comuniquemos fe y esperanza.

V) SEA OBJETIVO E IMPARCIAL:

a) No tome partido cuando alguien le cuente algo.

b) Haga el papel de árbitro.

 VI) CONFRONTE A LA PERSONA CON LA REALIDAD:

a) Haga al hombre responsable de sus actos.

b) El hombre es responsable de sus pecados.

c) El hombre es responsable por la trayectoria de su vida.

d) No quite la carga que Dios ha puesto en una vida para transformarla.

e) Sea firme y compasivo.

f) Aunque no acate el consejo, no le cierre la puerta.

VII) ASIGNE TAREAS LUEGO DE ACONSEJAR:

a) Las tareas deben ser específicas.

b) Debe haber continuidad y control en la orientación.

VIII) NO FORME PERSONAS SIN INICIATIVA:

a) No somos llamados a manejar las vidas.

b) Debe estimular la iniciativa propia.

IX) ÁREAS DE MAYOR NECESIDAD DE ORIENTACIÓN:

1) La familia:

    Conflictos matrimoniales
    Problemas de carácter
    Conflictos entre padres e hijos
    Conflictos de autoridad
    Problemas en la relación sexual
    Problemas de comunicación
    Divergencias económicas

2) Economía y administración:

    Presupuesto
    Ahorro
    Cuidado de los bienes
    Otros ingresos

3) Trabajo:

    Relaciones laborales
    Oficio
    Trabajando como para el Señor
    Ampliando el horizonte

4) Estudio y desarrollo:

    Carrera
    Disciplina
    Lectura constante
    Cursos

5) Joven:

    Estudio
    Noviazgo
    Sexo opuesto
    Relación con los padres
    Vicios secretos
    Servicio
    Talentos
    Santidad

6) Crisis:

    Enfermedad
    Pérdidas económicas
    Conflictos familiares
    Muerte
    Problemas psíquicos

7) Formación del carácter:

    Hábitos
    Dominio propio
    Higiene
    Cuidado de la mente
    La gula
    Horarios

8) Problemas de carácter:

    Enojo-ira
    Celos
    Depresión

9) Relación con Dios:

    Devoción
    Adoración
    Confesión
    Lectura bíblica
    Oración

10) Servicio:

    Grupo casero
    Discipulado
    Buenas obras

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ