LA NECESIDAD DE SERVIR Equipo Apostólico de Argentina




SERVIR A LOS HERMANOS ES SERVIR A CRISTO

“Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras. Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: «Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque
tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.» Y le contestarán los justos: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?» El Rey les responderá: «Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí. » Luego dirá a los que estén a su izquierda: «Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer; tuve sed, y no me dieron nada de beber; fui forastero, y no me dieron alojamiento; necesité ropa, y no me vistieron; estuve enfermo y en la cárcel, y no me atendieron.» Ellos también le contestarán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, o como forastero, o necesitado de ropa, o enfermo, o en la cárcel, y no te ayudamos?» El les responderá: «Les aseguro que todo lo que no hicieron por el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron por mí.»
Aquéllos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.
Mateo 25:31-46

En el día del juicio, el Señor apartará las ovejas de los cabritos. Las ovejas tienen como característica básica el haber servido a los hermanos en sus necesidades.
Dios es nuestro Padre y Cristo nuestro hermano mayor. Cada vez que ayudamos o servimos a uno de sus hermanos (que también son nuestros hermanos), el Señor lo computa como si se lo hubiéramos hecho a él.

Por lo tanto, al mirar a nuestro hermano debemos ver a Cristo en él, y cada vez que nuestro hermano tiene alguna necesidad legítima debemos atenderlo y servirlo como si fuera Jesús.

¿A QUIÉNES DEBEMOS SERVIR?

El Señor nos enseña a amar a todos y, por lo tanto, servirles.
Debemos servir a todos los que están en necesidad. Pero hay un sencillo orden de prioridades que resulta oportuno mencionar.
• A los de la casa, a la familia (1 Timoteo 5:4,8). Nuestra primera esfera de responsabilidad la constituye la familia: esposa, esposo, hijos, padres ancianos, abuelos, parientes cercanos, etc. Como dice el refrán: «La caridad bien entendida comienza por casa».
• A los de la familia de la fe (Gálatas 6:10). Los hijos de Dios son nuestra segunda esfera de responsabilidad y el tema del presente estudio (véanse Gálatas 5:13; Hebreos 6:10; 13:16; 1 Timoteo 5:10; Hechos 4:34).
• A todos, al prójimo (Gálatas 6:10; Lucas 10:25-37).
El Señor nos enseña a amar a todos y a ayudarlos cuando están en necesidad según nuestras posibilidades y las circunstancias y situaciones en que se presenten. Debemos servir aun a nuestros enemigos (Romanos 12:20).

¿CON QUÉ DEBEMOS SERVIR?

Hemos de servir con todo lo que somos y tenemos. Servir es dar la vida por los hermanos. Servir es darnos a los demás. Servir es perder nosotros para que otros ganen. Servir es compartir lo que tenemos con los que no tienen y lo necesitan. El factor práctico más importante es disponer de nuestro tiempo.
Servir es dar la vida y, en la práctica, dar la vida equivale a dar tiempo a los demás.
No solo debemos dar de lo nuestro, sino darnos (aunque ello también involucra dar de lo nuestro).

Debemos servir a nuestros hermanos con TODAS NUESTRAS CAPACIDADES.

Con nuestras capacidades materiales

• Con nuestra casa, practicando la hospitalidad (Romanos 12:13; 1 Timoteo 5:10; Hebreos 13:2; 1 Pedro 4:9).
• Con nuestros bienes y dinero (1 Juan 3:17; Efesios 4:28; Santiago 2:14-17).
• Con colectas para ayudar a los pobres (2 Corintios, capítulos 8 y 9).
• Con regalos de ropa, muebles, útiles, etc., de las que podamos prescindir y que a otros les resultará muy útiles.
• Prestar elementos por cierto tiempo, etc.

Con nuestras capacidades físicas, habilidades y energías

• En trabajos y ayuda doméstica, colaboración en esfuerzos especiales.
• Enseñar nuestras habilidades, manualidades u oficios.
• Hacer buenas obras (Tito 2:7; 3:8-14; Hebreos 13:16).
Con nuestra inteligencia y experiencia comercial y con nuestra capacidad intelectual
Si Dios dota a algunos con mayor capacidad que a otros y los rodea de circunstancias favorables que les permiten progresar, no es para que utilicen estas ventajas solo en ellos mismos sino para que ayuden a sus hermanos a progresar.

Con nuestras capacidades afectivas

Debemos brindar nuestro afecto y amor a todos nuestros hermanos en el Señor. ¡Cuánta gente está huérfana de cariño y sano compañerismo!
Tenemos que prodigar a todos cordialidad, amabilidad y amor no fingido (1 Pedro 1:22; Romanos 4. 12:9).
Debemos prestar atención a nuestros hermanos, interesamos en ellos, especialmente en los más débiles y retraídos, apreciarlos, estimarlos, gozarnos con su alegría, sufrir con su dolor (Romanos 12:15).

Con nuestras capacidades espirituales

• Orar unos por otros (Efesios 6:18; Santiago 5:16).
• Enseñar y exhortar (Colosenses 3:16; 1 Tesalonicenses 5:11).
• Ministrar a través de los dones espirituales (1 Pedro 4:10;
Romanos 12:6-8).
• Aconsejar, orientar, exhortar, reprender.

¿CON QUÉ ACTITUD DEBEMOS SERVIR?

• No para ser vistos (Mateo 6:1-4).
• Motivados por el amor (1 Corintios 13:3).
• Con alegría. Dios ama al dador alegre. (2 Corintios 9:7; 1 Pedro 4:9).
• Con fe y generosidad (Lucas 6:38; Romanos 12:8; 2 Corintios 9:6-15).

PARA PENSAR Y CONVERSAR

1. ¿Qué significa el hecho de que Cristo haya venido para servir y no para ser servido (véase Mateo 20:28)? ¿Qué quería enseñar a sus discípulos al definir su propia vocación de esa manera?
2. Indique algunas formas de servir mejor a los demás miembros de la propia familia.
3. Señale algunas maneras en las que podemos servir mejor a los hermanos en la fe.
4. Piense en aquellas habilidades o capacidades que podemos usar para servir a otros.
5. Mencione algunas actitudes que deben caracterizar nuestro servicio.
¿Qué actitudes debemos erradicar de nuestro servicio?


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ