LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO Jorge Himitian



(Tomado del estudio "EPÍSTOLA A LOS EFESIOS")

EL LLAMADO A TRABAJAR UNIDOS EN LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO ( Efesios Capítulo 4.7-16)

Estos diez versículos son los más importantes y claros de todo el Nuevo Testamento en describir el método y la estrategia de Dios en la edificación de la iglesia.

La metáfora más empleada en el N. T. para referirse a la iglesia es “cuerpo” ; y es ésta la metáfora que domina todo este pasaje. Las siguientes palabras están en ese contexto : “cabeza” (v. 12), “miembro” (v.16), “coyuntura” (v.16, “crecimiento” (v.15,16). También está mezclada la metáfora de la iglesia como edificio ; las palabra “edificación” y “edificar” se usan en los vs. 12 y 16. Pablo entrelaza estas dos metáforas : “cuerpo” y “edificio”. Observemos la expresión del versículo 12 : “la edificación del cuerpo”.

La iglesia es el cuerpo de Cristo. En un cuerpo existe unidad, orden y coordinación.
Todos los miembros del cuerpo de Cristo, unidos y bien concertados entre sí, funcionan con los dones recibidos del Señor en la edificación de la Iglesia.

En esta porción, el apóstol señala :
(1)   Los dones dados por Cristo a la iglesia (v.7-11).
(2)   Los principales dones ministeriales (v.11).
(3)   La estrategia de Dios para la edificación de la iglesia (v.12).
(4)   Metas y objetivos de Dios en la edificación de la iglesia (v.13-15)
(5)   El funcionamiento de la iglesia como un solo cuerpo (v.15-16)


LOS DONES DADOS POR CRISTO A LA IGLESIA : 4 . 7 - 11 a

 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia
conforme a la medida del don de Cristo.
Por lo cual dice :
Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad,
Y dio dones a los hombres.
Y eso de que subió, ¿qué es,
sino que también había descendido
a las partes más bajas de la tierra ?
El que descendió,
es el mismo que también subió por encima de todos los cielos
para llenarlo todo.
Y el mismo constituyó a unos apóstoles ;
a otros...


- Cada miembro del cuerpo recibe dones  (v.7) : 

- Cada miembro es importante y tiene una función en el cuerpo (1 Cor. 12.18-22).

- Cada miembro recibe el don o la gracia para el desempeño de su función (v.7).

- Cada miembro tiene un ministerio, es un obrero, un ministro. En el v.12 dice : “para la obra del ministerio. La palabra “ministerio” aquí es : “diaconía”, y significa : servicio.
De acuerdo a la enseñanza general del N.T., cada miembro es un ministro (4.12) ; un sacerdote (Apoc. 1.5-6, 1 Pedro 2.9).

En la iglesia de Cristo no existen dos clases de miembros : clérigos y laicos. Cada creyente es un siervo de Dios, un obrero, un ministro, un sacerdote.

- Cada miembro debe ser perfeccionado, capacitado para cumplir con su ministerio eficazmente. “...perfeccionar a los santos para la obra del ministerio” (v.12).

- Cada miembro debe estar unido al cuerpo y ubicado en un lugar definido para poder funcionar (“coyunturas”, v.16).

- El crecimiento del cuerpo se realiza mediante “la actividad propia de cada miembro” 
  (v.16).


Cristo es el dador de los dones

- El Cristo glorificado es la cabeza de la iglesia. La función de la cabeza es gobernar el cuerpo dirigiendo a cada miembro. Jesús jamás transfirió esta función a ningún hombre o grupo, a ningún apóstol o pastor, ni siquiera a los doce. Cristo fue, es y será la única cabeza de la iglesia. La responsabilidad de los principales ministros de la iglesia es recibir la dirección de Cristo y guiar a la hermandad según la voluntad del Señor.

Cristo ejerce su gobierno en la iglesia mediante los dones que por su soberana gracia imparte a los miembros del cuerpo, conforme a la medida del regalo que quiera hacer a cada uno.
“A cada uno de nosotros nos fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. “Gracia” y “don” son palabras muy ligadas entre sí. La primera, en griego es : “Caris” (Xaris), la cual tiene dos significados : (1) Sinónimo de misericordia. (2) La capacidad o habilidad recibida para hacer algo específico. A este segundo significado, en el griego se le dice también : “carisma”, que viene de “Caris”. Este don o carisma no se recibe por méritos o deseos propios; sino que depende de la gracia y de la voluntad de Dios. La palabra “don” en este texto es “dorea” que significa regalo

Según el v.7 Dios da a cada uno el don que él quiere y en la medida en que él lo determine.

Los versículos 8-10 declaran que Aquel que “subió”  es el mismo que “dio dones a los hombres”. Pablo utiliza el texto de Salmos 68.18 para reafirmar que el que “subió”, el Cristo glorificado a la diestra del Padre, es el dador de los dones.
“Descendió” se refiere  a la encarnación, a su humillación en la cruz, y más específicamente al hecho de haber descendido hasta el mismo “Hades” (Ver Hech. 2.31-32 ; 1 Ped. 3.18-20 y 4.6). 

En resumen, el Cristo encarnado, muerto, resucitado y exaltado es el único dador de los dones  mediante el Espíritu Santo. Cristo da dones a todos los miembros del cuerpo para que todos funcionen.
También él da a algunos, según su voluntad y siempre por gracia, dones especiales y establece así los ministerios principales en la iglesia. Estos ministerios son cuatro : apóstoles, profetas, evangelistas y pastores-maestros, (ya veremos porque decimos cuatro y no cinco)

El objetivo de todos los dones

“Para llenarlo todo” (v.10c)
El objetivo final de Dios es llenarlo todo de Cristo. Según 1.23, la iglesia es “la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”.  Y la intención final de la oración de Pablo en 3.14-19, es que seamos “llenos de toda la plenitud de Dios”.

Dios da dones a los hombres para que éstos, mancomunados, trabajen con un mismo objetivo. Todos los ministros de la iglesia, especialmente los principales, deben conocer este objetivo, y de acuerdo a él establecerse metas definidas. En caso contrario, los dones de Dios, y el tiempo de los obreros serán mal aprovechados.

Las siguientes frases expresan de otra manera este mismo objetivo :
V.12 : “...para la edificación del cuerpo de Cristo”.
V.13 : “Hasta que todos lleguemos a la unida de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a  la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”.
V. 15 : “ Siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza”.
V.16 : “...recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”

El apóstol tiene muy claro y firme el objetivo, el cual se puede resumir, en la siguiente frase : La edificación completa del cuerpo de Cristo, el cual comprende los tres sub-objetivos siguientes :

(1)   El crecimiento CUALITATIVO de la iglesia : La edificación de todos los santos, hasta que todos alcancemos la estatura de Cristo ; que Cristo sea el todo en todos (Col. 3.11) Para ello necesitamos el aporte de todos los dones y ministerios dados por Cristo a su iglesia.
(2)   El crecimiento de la iglesia en UNIDAD. En la medida en que seamos llenos de Cristo, alcanzaremos su estatura ; y en esa medida progresaremos a la unidad de la fe y a la unidad del cuerpo. Para lo cual también necesitamos de todos los donesl ministeriales.
(3)   El crecimiento CUANTITATIVO de la iglesia. Esto requiere de la operación de los dones y ministerios que tienen que ver con la evangelización, como asimismo de la acción evangelizadora de todos los miembros del cuerpo. Todos los hombres deben ser alcanzados con el evangelio, para que todos tengan la oportunidad de tener a Cristo y de ser llenos por él.

En conformidad a todo esto, la iglesia debe tener tres objetivos definidos en el ejercicio de sus dones y ministerios :

(1)   Que todos los hombres sean discípulos de Jesús (Mateo 28 :18-19).
(2)   Que cada discípulo sea como Jesús (Romanos 8 :29)
(3)   Que todos los discípulos seamos uno en este mundo (Juan 17 :20-23)

En la medida en que progresemos hacia estos tres objetivos iremos alcanzando un cuarto objetivo :
(4)   Que seamos la sal de la tierra y la luz del mundo (Mateo 5 :14-16).

De este modo seremos factores de transformación en la sociedad como lo fueron los cristianos de los primeros siglos.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ