¿POR DÓNDE COMENZAR LA EDIFICACIÓN DE UNA VIDA? Ángel Negro



Debemos comenzar por el cimiento. Es vital establecer un buen cimiento si se desea lograr una buena edificación. El cimiento debe ser acorde con lo que se quiere edificar sobre él. Si sólo queremos lograr asistentes a las reuniones, y con eso nos conformamos, pondremos un cimiento basado en las necesidades de la persona y presentaremos a Dios como el que provee todo lo que a ésta le hace falta. Si, en cambio, queremos formar un discípulo de Cristo dispuesto a vivir el evangelio hasta las últimas consecuencias, ese cimiento no sirve.

El problema no reside tanto en desconocer el cimiento que debemos colocar, sino "sobreenfatizar" sólo una parte de la verdad. Todos los cristianos creemos que Dios provee para nuestras necesidades, pero si sólo acentuamos esa parte, el "aprendiz de discípulo" tendrá una pobre imagen de Cristo en sí mismo. Si por el contrario enfatizamos sólo la obediencia a leyes y estatutos y olvidamos la gracia de Dios, y no engendramos fe en el corazón de esas personas, tampoco lograremos el fin deseado, o lo que es peor, sólo obtendremos personas legalistas. Nuestra meta en la edificación debe ser que la persona sea lo más parecida a Jesús.

LOS CIMIENTOS DE UN DISCÍPULO DE CRISTO

Para poder edificar bien una vida hace falta arrancar y plantar.
Desarraigar todo principio contrario al espíritu del evangelio suplantándolo por los fundamentos del reino de Dios. Sólo un profundo cambio de actitud y una fe genuina en la eficacia de la obra de la cruz le harán romper al recién convertido con su vieja vida. Un evangelio aguado es ineficaz para cortar con el pasado. Sólo el evangelio del Reino con Jesús como Señor, da bases sólidas para edificar bien una persona.

RECONOCIMIENTO DE JESUCRISTO COMO EL REY

Cada persona debe tener plena conciencia de que para vivir bajo las leyes del reino de Dios tiene que reconocer a Jesucristo como su legítimo Rey y Señor. Sólo así se someterá a la autoridad de su gobierno y respetará sus leyes, estatutos, ordenanzas y autoridad delegada por Él. SI UNA PERSONA NO RECONOCE AUTORIDAD, NO SE LA PUEDE EDIFICAR .

CAMBIO DE ACTITUD

La actitud de rebeldía e independencia debe ser desechada y reemplazada por una actitud de sumisión y dependencia . Una buena definición de la conversión es: CAMBIO DE GOBIERNO . En muchos casos el problema se origina al querer edificar a personas rebeldes e independientes, o sea, que no quieren cambiar de actitud.


CONFESIÓN DE LOS PECADOS

Toda persona trae de su "vieja manera de vivir" un bagaje de pecados, tinieblas culpas, situaciones que no sabe cómo arreglar. Es necesario que confiese estas cosas con el fin de lograr los siguientes resultados:

    1) Ser sanado interiormente.
    2) Arreglar con justicia toda situación que haya quedado pendiente (Ej. estafa, robo,
    adulterio, etc.).
    3) No dar lugar a Satanás (él sabe cómo tomar ventajas donde hay áreas ocultas).
    4) Avanzar con paso firme en la edificación, sin obstáculos y sin claudicaciones.
    5) Quitar el peso de la culpa (la creciente sensibilidad que opera en la persona frente
    a la verdad de Dios hace que se sienta mal por sus pecados del pasado).

BAUTISMO EN AGUA

Muerte y sepultura a la vieja manera de vivir, a un pasado desechado definitivamente. Resurrección a una nueva manera de vivir, "las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas".

PLENITUD DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo lo hace dócil a la Palabra. Su dureza comenzó a ser tratada el día que ingresó al reino de Dios.
Con este cimiento la persona está lista para ser edificada en la "nueva manera de vivir". No es posible quedar sin una manera de vivir. Si no la edificamos, los viejos esquemas, los vicios de carácter, etc., surgen nuevamente, y lo único que se consigue son hombres y mujeres con una "cultura cristiana", pero no discípulos de Jesús.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ