LUCHA ESPIRITUAL Néstor Scansetti





   En nuestra tarea llevar a cabo la gran comisión mencionada en Mateo 28: 18 al 20, e implantar su reino en las naciones, para ello tenemos que librar una lucha que se da en todo lugar y en todos los frentes, Efesios 2:1 al 3, 1º Juan 5:19
  La lucha espiritual es continua, Satanás no se toma descanso ni vacaciones.                                     
1Pe 5: 8 -9 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;  
Ø Aunque es un enemigo vencido, está muy activo (no está muerto) entre los hombres.
Ø Marcos 16:17  es una señal que sigue a los que creen en su nombre, y prometió que sería una señal permanente de la predicación del evangelio del reino.
Ø Lucas 11:20  Jesús indica que echar fuera demonios constituye una señal del verdadero ministerio del reino. El Señor dio ejemplo de esto en su ministerio. Además, muestra  la importancia de este aspecto del ministerio ante sus discípulos, quienes al principio se asombraron de experimentar semejante poder, y exclamaron: «Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre » Lucas 10:17. Mientras afirma el lugar y el valor de este ministerio vs. 18, 19, Jesús les recuerda una verdad fundamental. El poder sobre los demonios no constituye el motivo central de regocijo; más bien, la salvación de los endemoniados es lo que identifica a los discípulos como representantes del cielo. Con ello se demuestra realmente la autoridad en el reino espiritual.
Ø No hay algo llamado “ministerio de liberación”; esto no existe en las escrituras. A veces decimos que tienen un "Ministerio de liberación " a los que han visto esto y actúan en este ejercicio de autoridad pero es una tarea para todos los discípulos de Jesús.
Ø 2 extremos a evitar:
a) ver demonios en todos lados, un sobreenfasis,
b) no verlos e ignorarlos. 2 Cor 2:11  para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros;  pues no ignoramos sus maquinaciones.
Ø El que libera es Cristo. La persona a tratar  tiene que encontrarse con El; no tener yo un encuentro con los demonios. La palabra de Dios es la que libera, Juan 8: 32 y conoceréis la verdad,  y la verdad os hará libres.
Ø Cuando echamos fuera demonios quitamos el obstáculo para que se reciba la palabra; porque esto no es un fin en sí mismo (la liberación), sino que es parte del proceso de hacer discípulos a las naciones.
Ø Cuando la palabra de Dios es comunicada y la persona se abre y la recibe, entonces la palabra misma, que es Cristo, rompe, destruye todo pensamiento vano, todo lo que se oponga y la persona es salvada y transformada; el espíritu y la palabra hacen la obra juntos.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ