LA SANIDAD DE MALCO Oscar Gómez



“Y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. ¡Déjenlos! ordenó Jesús. Entonces le tocó la oreja al hombre, y lo sanó”. (Lucas 22:50/51)

Acerca de Malco:

·     los evangelios coinciden que se trataba del siervo del sumo sacerdote, un esclavo con menos derechos que un esclavo judío.
·      El único que registra su nombre es Juan. Dice que se llamaba Malco, nombre que deriva del hebreo y significa “consejero”.
·    El único que describe que fue sano es Lucas, será que por su condición de médico el milagro fue lo que más lo impactó.
·      Solamente Lucas y Juan dicen que se trataba de la oreja derecha.
·      Ninguno menciona que Malco era soldado, pero sí se entiende que era uno de los que encabezaba la turba. Tal vez estaba detrás de Judas.
      
                              

Jesús mostró amor y compasión cuando sufrió agresiones e injusticias, nosotros debemos seguir su ejemplo.
Esta sanidad revela el carácter y los atributos de amor y compasión divina en su máxima expresión. Este fue el último milagro que hizo Jesús. Cuando hablamos del último milagro antes de ir a la cruz pensamos en la resurrección de Lázaro, pero nuestro Señor en ese momento crítico, acosado por una turba de gente que venía a prenderlo, hizo lo que siempre hacía: mostrar su compasión hacia los hombres, aún en las peores circunstancias.
Dios no es como los hombres, es perfecto, no tiene sentimientos o pensamientos de mal. Dijo A.W.Tozer: “La bondad de Dios es lo que lo predispone a ser generoso, cordial, benevolente y lleno de buenas intenciones para con los hombres. El es tierno de corazón y rápido para identificarse con nosotros, y su actitud constante hacia todos es abierta, franca y amistosa. Está inclinado en conceder bendición, y siente un santo placer en la felicidad de su pueblo. La bondad espontánea y no merecida de Dios se encuentra detrás y debajo de todos sus actos”.
Cristo mostró nada más que amor y compasión a alguien que le estaba haciendo un gran daño. Si Jesús hubiera tenido enemigos humanos Malco era uno de verdad. 
El tenía todo el derecho de “hacer la vista gorda” a la conducta impetuosa de Pedro pero no lo hizo. Jesús nunca le dio la espalda a una persona con necesidad. Si no abandonó a Malco en esa situación tampoco nos abandonará. Si ayudó a Malco que era su enemigo cuanto más a nosotros.
La confusión y la tensión no dejan percibir los milagros de Dios.
Jesús hizo un milagro asombroso al restaurar la oreja a Malco, pero en ese momento de turbulencia y agitación nadie se apercibió de esa maravilla, nadie se convirtió al parecer. No había excusa para ninguno de los presentes, porque TODOS fueron testigos del suceso.
Cuando nuestra vida es como un mar embravecido, llena de tensiones constantes va a ser difícil ver la mano de Dios en la familia, en la casa, en cuestiones cotidianas. El hombre y la mujer no fueron creados para vivir bajo tensión, en aprietos, y tumultos permanentes.
En toda sanidad prevalece la soberanía de Dios.
Malco no tenía fe, tal vez ni sabía lo que era la fe. Tampoco conocía la verdadera identidad de Jesús, no se sabe si se convirtió pero Dios obró de manera milagrosa. En este caso Jesús no siguió ningún mecanismo para la curación.
Acerca de la amputación de una oreja:
Hasta hoy día la ciencia no puede restaurar una oreja tan rápido y tan perfectamente como lo hizo Jesús, podemos llamarlo “el gran cirujano”. Se necesitan cirugías plásticas complejas. Así detallan los cirujanos actuales los casos de Amputación Traumática de Oreja: “Debido a su situación expuesta a ambos lados de la cabeza, las orejas son susceptibles de sufrir múltiples agresiones que pueden producir como resultado la pérdida traumática del pabellón auricular. El cirujano plástico que intenta reconstruir una oreja demasiadas veces termina elaborando un pegote o una serie de pegotes muy bajos en la cabeza y con proyección insuficiente. Algo que damos en llamar una oreja, pero que no es, ni se parece a una oreja. Es el natural deseo de las personas que las orejas sean suyas y que no se caigan al menor movimiento de la cabeza o al quitarse el sombrero.
Las dificultades que involucran una reconstrucción auricular son muchas; por un lado lograr tallar en cartílago un molde adecuado que pueda imitar la forma de una oreja y proveerlo luego de una cubierta cutánea adecuada que refleje los detalles de la nueva oreja; ésta debe estar adecuadamente colocada en la cabeza de manera que se vea natural y simétrica con la oreja sana. Así mismo, debe ser permanente, capaz de tolerar las circunstancias de la vida diaria sin dañarse, reemplazando de manera natural y permanente el órgano perdido. Se necesitan por lo menos cuatro intervenciones quirúrgicas diferentes.
(Extraído de Cirugía Plástica Iberoamericana- Dr. MARTIN MANSILLA- Reconstrucción auricular- Madrid 2008)
Malco vino como enemigo y terminó sanado, siendo objeto del gran amor de Jesús. Esa es la Maravilla del Amor y del Poder de Dios que se extienden a TODA persona: Sea enemigo de Dios, ateo o criminal. Dios AMA a TODOS, y extiende Su Mano Salvadora y Sanadora hacia TODOS.
Nuestros objetivos tienen que ir más allá de las circunstancias hostiles y de las agresiones.
Jesús tenía un propósito espiritual no político tampoco secular enseñándonos a desarrollar nuestra misión. Su plan iba más allá de los intereses humanos. El propósito que Jesús tiene es sumamente superior a un simple hecho de defenderse. Nuestros objetivos tienen que ir más allá de lo temporal, de lo terrenal, tenemos que entrar en el propósito de Dios; las circunstancias hostiles, las agresiones e injusticias no nos tienen que desenfocar, ni poner demasiado mal, menos aun abandonar. 

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ