LA DIVINA TRINIDAD Orville Swindoll




Acerquémonos a este tema con reverencia y humildad. Es necesario pensar correctamente acerca de Dios, aunque no tenemos libertad de extralimitarnos más allá de lo que Dios nos ha revelado por su gracia. Dios es único; no tiene semejanza a otro ser. Por lo tanto, nos conviene humillarnos ante el misterio sagrado de su persona. Tenemos que guiarnos exclusivamente por lo que Dios mismo nos ha revelado acerca de él, teniendo presente que tenemos facultades limitadas y finitas.

Escriba sus respuestas después de cada pregunta:
1) ¿De qué manera insinúa la presencia de más de una persona en la deidad el uso de los verbos que definen la disposición y acción de Dios en Génesis 1:26–27?

2) Ya que todas las naciones en derredor adoraban a una multiplicidad de dioses, Dios quiso establecer en Israel la conciencia de la unicidad del Dios verdadero. ¿Qué significa la afirmación al respecto que se halla en Deuteronomio 6:1–9?

3) ¿Cómo se distinguen las tres personas de la divina Trinidad en el anuncio angelical a María del nacimiento de Jesús en Lucas 1:35?

4 ¿De qué manera la referencia de Juan el Bautista al Mesías y al Espíritu Santo indica su conciencia de que son dos personas (Mateo 3:11)?

5) En el relato del bautismo de Jesús en Mateo 3:16–17, señale la identidad y la actuación de cada una de las tres personas de la divina Trinidad.

6) ¿De qué manera afirmó Jesús en su enseñanza una clara distinción entre él y su Padre como también su conciencia del Espíritu Santo como una persona divina en Juan 14:7–10, 16–26?

7) ¿De qué manera afirmó Jesús la realidad de la divina Trinidad en las instrucciones sobre el bautismo que dejó a sus discípulos en Mateo 28:19?

8) ¿Cómo distingue el apóstol Pedro en el día de Pentecostés a las tres personas de la divina Trinidad (Hechos 2:32–33)?

9) ¿De qué manera destaca el apóstol Pablo la personalidad de cada una de las tres personas de la Trinidad en su saludo final de 2 Corintios 13:14?

10) ¿De qué manera destaca el apóstol Pedro la actuación particular de las tres personas de la divina Trinidad en 1 Pedro 1:2?


BASE DE LA DOCTRINA

En el Antiguo Testamento, la palabra hebrea plural para Dios, Elohim (usada con verbo singular), sugiere la pluralidad de personas dentro de la deidad, aun cuando se da énfasis a su unidad esencial. Se debe observar que las Escrituras introducen el tema en contraposición al politeísmo que prevalecía entre las naciones.
El Antiguo Testamento hace referencia también a la operación del Espíritu de Dios.
Además, en ciertos pasajes se refiere al Hijo (véase, por ejemplo, Salmo 2).
[1] La encarnación de Cristo obligó a los teólogos a desarrollar sus conceptos. Además, la misma enseñanza de Jesús destaca su relación con el Padre y con el Espíritu Santo (véanse Juan caps. 14 y 16).

 Ciertas herejías en algunos sectores de la iglesia primitiva determinaron que se definiera con mayor claridad la relación entre las personas divinas y la unidad de la deidad. De allí surgieron nuevos términos que se han usado hasta ahora para referirse al tema.

ALGUNOS TÉRMINOS Y DEFINICIONES

persona: Su uso en referencia a la divina Trinidad viene de la palabra latina persona, aplicada originariamente a la máscara que usaba un actor al representar cierto personaje (o al asumir un papel) en una obra. El uso de la palabra no es del todo feliz, pues en el idioma castellano persona significa la persona real y no un papel asumido. Además, su uso como papel dio lugar a la herejía de la doctrina modalista, o sea, la idea del cambio de modalidad en la deidad como explicación de la Trinidad.
Sin embargo, el término sirve para ilustrar que hay tres centros de expresión en una misma naturaleza divina.
Jesús nos enseñó a referirnos a estas tres personas como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es evidente que Dios mismo quiere que nuestra mente finita tenga la mayor claridad posible con referencia a la relación que existe entre las tres personas divinas y en relación con nuestra redención.
[1]sustancia: Viene de la palabra latina substantia, usada para referirse a la esencia, la naturaleza de Dios. Así surgió la fórmula más común: «tres personas en una misma sustancia».

EN CONCLUSIÓN

La Biblia afirma la triple unidad de Dios. La manera tradicional de expresar esta relación de la deidad es: Dios es uno en esencia y tres en persona. Se afirma de esta manera la unidad de Dios como también el carácter divino del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
El Nuevo Diccionario Bíblico declara que esta doctrina distintiva de la fe cristiana: … hace tres afirmaciones: que no hay sino un solo Dios, que cada una de las tres personas, Padre, Hijo y Espíritu, es Dios, y que tanto el Padre, como el Hijo y el Espíritu son personas claramente diferenciadas. En esta forma se ha convertido en la fe de la iglesia desde que recibió su primera formulación plena por Tertuliano, Atanasio y Agustín.
Más adelante afirma el mismo diccionario: En la mayoría de las formulaciones [cristianas] esta doctrina se enuncia diciendo que Dios es uno en su ser esencial, pero que en su ser hay tres personas, que no obstante no conforman individuos separados y distintos. Son tres modos o formas en las que existe la esencia divina. «Persona» es, empero, una expresión imperfecta de esta verdad en la medida en que para nosotros denota un individuo racional y moral independiente. Pero en el ser de Dios no hay tres individuos, sino tres autodistinciones personales en el seno de una sola esencia divina.
¿Por qué es tan fundamental la doctrina de la divina Trinidad? Al respecto escribe el teólogo Pablo Hoff: “Es una doctrina indispensable para entender grandes verdades bíblicas. Todas las afirmaciones referentes a la deidad en general o acerca del Padre, el Hijo o el Espíritu Santo en particular, deben interpretarse en términos trinitarios si se quiere conservar todo su significado.
Doctrinas tales como la naturaleza de Cristo, la salvación y el propósito de la creación del hombre dependen de la revelación bíblica de que Dios es uno, personal y trino.
… Sin el concepto de la Trinidad, las doctrinas de la encarnación, la expiación lograda por la cruz, la ascensión de Jesús y el derramamiento del Espíritu Santo en el día de Pentecostés, serían incomprensibles.
Añade otro teólogo, W.T. Conner: Nosotros no podemos identificar a Dios absoluta y exclusivamente con el Padre, o con el Hijo o con el Espíritu Santo. Cada uno de estos tres es necesario para el concepto completode Dios. Aun el Padre no llena la idea de Dios aparte del Hijo y del Espíritu Santo; pues aparte del Hijo nosotros no podemos conocer a Dios como Padre… El Padre envía al Hijo, el Hijo revela al Padre, y el Espíritu Santo capacita a los hombres para conocer al Padre según se revela en el Hijo.
El teólogo Luis Berkhof señala la imposibilidad de comprender de modo cabal el misterio de una deidad en tres personas:
La Trinidad es…ininteligible en su naturaleza esencial… La dificultad verdadera está en conocer la relación que las personas en la deidad conservan respecto a la esencia divina, y una para con la otra; y esta es una dificultad que la iglesia no puede remover; sino únicamente tratar de reducir a sus debidas proporciones mediante una adecuada definición de los términos.
La iglesia nunca ha tratado de explicar el misterio de la Trinidad, únicamente trata de formular la doctrina respectiva, en tal forma que los errores en que se peligra se eviten.

PARA PENSAR Y CONVERSAR

Dada la dificultad de comprender la divina Trinidad, ¿por qué debemos familiarizarnos con el concepto bíblico?

¿Qué evidencias encontramos en las sagradas escrituras del Espíritu Santo como una persona y no simplemente como una influencia divina?

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ