EL BARCO DE LA HUIDA Oscar Gómez





Jonás 1:1 al 6 “Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: 1:2 Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. 1:3 Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová. 1:4 Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave. 1:5 Y los marineros tuvieron miedo, y cada uno clamaba a su dios; y echaron al mar los enseres que había en la nave, para descargarla de ellos. Pero Jonás había bajado al interior de la nave, y se había echado a dormir. 1:6 Y el patrón de la nave se le acercó y le dijo: ¿Qué tienes, dormilón? Levántate, y clama a tu Dios; quizá él tendrá compasión de nosotros, y no pereceremos”

Tal vez alguno esté navegando en este barco. El que abandona el ejército se lo llama desertor.
Luego del barco de la desilusión viene el de la huida, del escape, de la deserción.
En realidad Jonás estaba huyendo de Dios
Consecuencias del que sube al el barco de la huida de Dios:
·      Gastará todo lo que tiene “pagando su pasaje”
Lo que no quiso gastar en favor del reino de Dios lo gastará en la huida. Jonás pagó un viaje que duraba un  año a fin  de evadir una misión en la cual no creía.
·      Pasará por tormentas “hubo en el mar una tempestad tan grande”
A lo mejor no tendrás los conflictos del obrero cristiano pero se desencadenarán otros que te entristecerán.
·      Tendrá que aguantar que los incrédulos te menoscaben “¿qué tienes dormilón”
Por haber sido antes un discípulo de Cristo las personas lo respetaban, no decían malas palabras cuando estaba presente, se le abrían puertas pero ahora por haber abordado el barco de la huida le perdieron el respeto, lo tratan implacablemente.
·      Dios va a intentar de todos modos para que te bajes de ese barco, aunque sea necesario arrojarte al mar.
Se trata del amor apasionado de Dios que es nuestro peor oponente. Observamos una santa terquedad en Dios para que el profeta cumpliera su misión.
Abdías 1:4 “Si te remontares como águila, y aunque entre las estrellas pusieres tu nido, de ahí te derribaré, dice Jehová”
¡Bajate urgente del barco de la huida!

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ