lunes, 18 de abril de 2011

EL PERDÓN- PHILIP YANCEY

                                        EL PERDÓN

Philip Yancey
Extracto del Libro “Gracia divina vs. Condena humana”  
                                                             Un acto innatural
La falta de perdón hace su obra de manera silenciosa y letal, como un gas venenoso e indetectable. Un padre muere sin ser perdonado por su hija, una madre que una vez llevó a un hijo en su propio seno y durante la mitad de la vida de ese hijo no ha hablado con él.
La toxina va haciendo su daño de generación en generación. Un misionero le preguntó a unos aldeanos del Líbano que opinaban acerca de la parábola del hijo perdido, ellos dijeron que al reclamar la herencia antes de tiempo le estaban diciendo al Padre ¡Quisiera que estuvieses muerto! También refirieron cuando el padre corrió para recibir al hijo ya que en el oriente medio los hombres de posición caminan con lentitud y solemne dignidad, nunca corren. Pero en este relato el padre corre. El perdón es injusto y esta es una de las cosas más difíciles con respecto a esta virtud.
Hay cosas que no son razonables en el perdón. Una persona que echaron injustamente de su trabajo, una hija que la abandonaron, un padre ignorado en su vejez. Sin embargo el perdón no tiene nada que ver con la equidad. Lo que decimos de familias, también lo podemos decir de tribus, razas y naciones. El que no puede perdonar a otro rompe el puente que deberá pasar el mismo.
En la historia del mundo hay relatos que abarcan siglos de falta de perdón. Si preguntamos a los adolescentes de Irlanda del norte por qué ponen bombas, por qué matan tal vez no lo sepan. Irlanda busca vengarse de la atrocidades de Oliver Cromwell cometidas en el siglo XVII.
La falta de perdón hace que se resquebraje la unión de una nación con otra, de una madre con una hija, padre e hijo, hermano y hermana. Esas grietas si no se atienden se ensanchan y para las distancias que esto produce solo existe un remedio: El perdón.
¡El perdón es dolorosamente difícil! ¡El perdón es un acto innatural! ¡El perdón es una escandalosa injusticia! José convocó a sus hermanos y les pidió perdón en forma dramática. Los hermanos que José luchaba por perdonar eran los mismos que lo habían atropellado, perpetrado planes para asesinarlo y lo habían vendido como esclavo, por culpa de ellos había pasado los mejores años de su juventud en una cárcel egipcia. Cuando la gracia por fin logró abrirse paso hasta José, su angustia resonó en el todo el palacio. Era el sonido de un hombre que estaba perdonando. Detrás de cada acto de perdón se halla la herida de una traición y el dolor que deja una traición no se desvanece con facilidad.
Cristales coloreados por la gracia
Este es un mundo donde opera el principio de la inflexibilidad. N. Auden dijo “la ley de la naturaleza no admite el perdón”. ¿Qué nación le responde a sus vecinos beligerantes “tienen razón hemos violado sus fronteras, les rogamos que nos perdonen?”
Antes de pedir perdón preferimos arrastrarnos de rodillas, revolcarnos en el suelo, hacer penitencia, matar un cordero. A pesar de un centenar de mensajes acerca del perdón no perdonamos con facilidad porque no nos parece que sea fácil que nos perdonen a nosotros, así descubrimos que el perdón es más duro que como lo describen los mensajes.
Elizabeth O´Connors escribió: “Alimentamos nuestra heridas, elaboramos justificaciones de nuestra conducta, perpetuamos pleitos de familia, nos castigamos a nosotros mismos, castigamos a los demás, todo con el fin de evitar el acto innatural del perdón.
En el antiguo imperio romano se arrojaban maldiciones escritas en las fuentes públicas, se le pedía a un dios venganza de sangre. Una inscripción hallada decía “Docímedes ha perdido los guantes. Pide que la persona que los encuentre se vuelva loca y pierda los ojos”.
En el perdón se percibe el principio del bien en medio del mal. La sencillez y amplitud del perdón ¿quién la puede medir? “El hombre nace roto, vive por los arreglos siendo la gracia de Dios su pegamento” argumentó Eugene O’Neill.
Un cristiano lleno de gracia es alguien que mira al mundo a través de cristales coloreados por esa gracia, pero no lo podemos hallar a menos que sepamos que lo necesitamos.
El perdón debe acortar las distancias entre las personas y Dios. La iglesia debe ser una comunidad sedienta de gracia y de perdón, debería ser el refugio para gente que se siente muy mal consigo misma pero muchas veces la iglesia presenta al espíritu de Simón el fariseo.
En el centro del Padre nuestro, con el que Jesús nos enseñó a orar, se esconde el innatural acto del perdón. Jesús liga llanamente el perdón que recibimos del Padre, al perdón que concedamos a los demás. Una cosa es verse atrapado en un ciclo de falta de perdón con una persona y otra muy distinta en un ciclo así con el Dios Todopoderoso.
¡Jesús exige una respuesta de perdón!
El perdón va por delante de los deberes de culto, delante de la oración, “por tanto si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas…”.
Al negarles el perdón a los demás en realidad estamos diciendo que no son dignos del perdón de Dios y por lo tanto no lo somos tampoco nosotros. Emanuel Kant decía que solo se puede perdonar a una persona si ella se lo merece pero al igual que la gracia el perdón tiene en sí la enloquecedora cualidad de ser inmerecido, no ganado e injusto.
Solo la experiencia de haber sido perdonados es la que nos hace posible perdonar. Si no perdonamos a la gente sus ofensas, errores y torpezas carecemos de un mensaje para ellos.
El ofuscamiento con las personas es una traba en la evangelización. El ministerio terrenal de Jesús concluye con el perdón a la humanidad “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”, de esta manera el libro se cierra y comienza un nuevo capítulo de la gracia y el perdón.
El perdón es el único elemento en el universo con el poder suficiente para romper las cadenas que esclavizan generación tras generación a una familia o nación. No hay otra forma de salir de los enredos sino mediante el perdón. Comúnmente estamos atrapados entre el perdón y la justicia.
Para romper el ciclo de la falta de perdón debemos tomar la iniciativa, en lugar de esperar al prójimo nosotros tenemos que dar el primer paso, en esto no funciona la ley de la reciprocidad.
El perdón se halla en el corazón mismo del evangelio, pero corremos el riesgo de predicarlo sin practicarlo. En el centro de las parábolas de Jesús sobre el perdón se encuentra un Dios que siempre toma la iniciativa para acercarse a nosotros. Un padre enfermo de amor que corre para acercarse a su hijo perdido, un señor que cancela una deuda demasiado grande para que su siervo se la pueda pagar, un patrón que les paga a los obreros de la última hora lo mismo que a los que han trabajado todo el día. Un hombre que da un banquete saliendo a los caminos y a las calles en busca de personas que no lo merecen.
Dios hizo añicos la inexorable ley del pecado y su retribución al venir a la tierra e introdujo el remedio para el estado caído del hombre: ¡El perdón y la gracia! Aceptó sobre su ser inocente todas las fuertes exigencias de la justicia, Jesús rompió para siempre la cadena de la falta de perdón y de las enemistades.
Dar el primer paso
Si ninguno da el primer paso para perdonar con el tiempo aparecen en la relación grietas que después se ensanchan y se abre un abismo. El hombre común se siente triste pero raras veces acepta la culpa, en lugar de hacerlo se justifica. Henri Nouwen define el perdón como el amor practicado con gente que ama muy poco.
El perdón de Dios es incondicional, procede de un corazón que no exige nada para sí, un corazón que está totalmente desprovisto de la búsqueda de sí mismo. Tenemos que pasar por encima de nuestros argumentos que nos dicen que perdonar no es sabio, ni sano ni práctico. Exige de mí que pase por esa parte herida de mi corazón que siente dolorida y maltratada y que quiere permanecer en control de la situación.
El perdón es un acto de fe. Al perdonar a otra persona estoy confiando en que Dios es mejor que yo para hacer justicia, renuncio a mi “propio derecho” de vengarme y dejo todos los problemas de equidad en las manos de Dios para que El los resuelva.
Dejo en sus manos la balanza que deberá hacer equilibrio entre la justicia y la misericordia. El cese de hostilidades con los semejantes depende de un cese de hostilidades con Dios.
¿Hay delitos y pecados que no tienen perdón? ¿Hay alguien que se halle más allá de toda posibilidad de perdón? Cuando me han hecho un mal puedo fabricar un centenar de razones en contra del perdón, pero el perdón es un mandamiento, es lo que se me ha ordenado.
Solo el perdón puede detener el ciclo de culpa y dolor. Perdón significa liberar, salir corriendo, librarse de algo. En el hinduismo dicen que para que el hombre se libere de todas sus maldades necesita 6.800.000 reencarnaciones. Cristo en su muerte en la cruz nos ofrece el perdón gratuito y de una sola vez.
En el matrimonio alguien tiene que romper el ciclo de la falta de perdón, alguien tiene que decir “lo siento ¿me puedes perdonar?” ¿Por qué ninguno de los cónyuges está dispuesto a decir basta? En Texas hubo un hombre que cortó su cabaña por la mitad con una sierra y la dividió con tablas. Allí vivieron, esposo y esposa, el resto de sus vidas en sus medias casas separadas. La palabra resentimiento expresa lo que sucede si el ciclo de falta de perdón se sigue repitiendo sin interrupción. Literalmente significa sentir otra vez, arrancar las costras nuevas para que las heridas nunca se sanen.
Una vía de salida
El perdón ofrece una vía de salida, no arregla todas las cuestiones en cuanto a la culpa y justicia, pero sí permite que la relación comience de nuevo. El perdón trasciende las implacables leyes de la naturaleza y esto nos diferencia de los animales.
Si no perdonamos permanecemos atados a las personas a las que no podemos perdonar, atenazados a ellas. Aún la presunta víctima queda prisionera de sus emociones, asfixiada por la amargura. Este virus de la falta de perdón afecta toda la humanidad ¿se imaginan un mundo sin perdón?
Algunos que comparten el mismo código genético no pueden sentarse juntos. Los inocentes también sufren los resultados de la falta de perdón.
“El único remedio a la inevitabilidad de la historia es el perdón” dijo Hannah Arent, una mujer judía. El hecho de no perdonar me aprisiona en el pasado y le impide la entrada a todo potencial para el cambio, de esta manera le cede el control a otro.
No perdonamos para cumplir una ley superior de moralidad, lo hacemos por nuestro propio bien. La primera persona y con frecuencia la única sanada por el perdón es la que perdona.
El perdón puede aflojar la tenaza de la culpa en el mismo culpable. La culpa hace su labor corrosiva aunque se la reprima conscientemente. El culpable se puede transformar a través del perdón, porque es una cirugía espiritual.
Cuando perdonamos a alguien estamos separando de un golpe al mal hecho de la persona que lo hizo. Desconectamos a la persona de su mala acción y la volvemos a resucitar, ver a la persona como quien nos necesita, no como quien nos ha hecho daño. El perdón es un poder libertador.
El perdón tiene su propio poder extraordinario que va más allá de la ley y la justicia. Humanamente parece que hay personas que están más allá del límite del perdón, pero no es así, Cristo en la cruz colocó a todos los hombres bajo los efectos del perdón.
La justicia tiene una clase de poder que es bueno, correcto y racional pero el poder del perdón es diferente, nada realista, transformador y a la vez sobrenatural. El perdón es lo único que puede comenzar a derretir el hielo en el culpable.
El perdón es inmerecido no ganado, puede cortar las cuerdas para que caiga de nuestra espalda el opresivo peso de la culpa. Sobre la espalda de pecadores perdonados Cristo edificó su iglesia.
La ley del perdón
El perdón rompe el ciclo de las acusaciones, los relatos de los evangelios parecen decir que a Dios tampoco le fue fácil perdonar “si es posible pasa de mí esta copa”.
El perdón será injusto, lo es por definición, pero al menos proporciona una forma de detener el monstruo destructor de la venganza. La venganza es la pasión por ajustar cuentas. Dijo Gandhi “si todos siguieran el principio de la justicia “ojo por ojo” el mundo terminaría ciego.
El perdón auténtico se enfrenta con la maldad que hay en el corazón de la persona. Sin el perdón el monstruo del pasado se puede despertar en cualquier momento de su hibernación para devorar el presente y también el futuro. “Son las pequeñas grietas las que hacen que se desplomen las cuevas” Solzhenitsin.
No se puede llamar cristiano aquel que se niega a perdonar. El perdón va en contra de la naturaleza humana, hay que practicarlo y también enseñarlo, aunque es un oficio difícil, no es un simple acto ocasional, es una actitud permanente.
Los cristianos debemos formar una cultura donde se valore el perdón ya que la única esperanza para el futuro se encuentra en una amplia actitud de perdón ante aquellos que han sido nuestros ofensores.
El perdón no es un simple sentimiento religioso es una ley fundamental para el espíritu humano, si uno la desobedece es como la ley de gravedad, se rompería el cuello. Si desobedecemos la ley del perdón nos provocamos una herida mortal en el espíritu.
Cuando perdonamos de verdad ponemos en libertad a un prisionero y después descubrimos que el prisionero que hemos liberado somos nosotros mismos. En el José de la Biblia, que había llevado dentro un resentimiento muy justificable contra sus hermanos, el perdón se desbordó en forma de lágrimas y gemidos. Llamó a su hijo Manasés “el que hace que se olvide”.
¿Hay alguien a quien debas perdonar?

EL DESAFÍO DEL SIERVO DE DIOS EN LOS TIEMPOS MODERNOS- ANGEL NEGRO

"El desafío del siervo de Dios en los tiempos modernos"
Angel Negro
Retiro Nacional de Jóvenes Rosario 09 al 11 de octubre de 2010
(Utilizaremos la palabra siervo o líder en forma genérica)
Todos los que hemos reconocido a Jesús como Señor, somos siervos de Dios. En el reino de Dios no hay dos categorías, la de siervos y la de los que no lo son.
Si no somos siervos entonces somos señores.
Este mensaje es para los que reconocieron a Jesús como Señor de sus vidas.
División del tema en cuatro partes:
1) La situación del mundo hoy, después de la década del ´60 y el desgaste del modelo de liderazgo tradicional.
2) La comunidad que este mundo necesita.
3) El perfil del líder que hace falta para levantar ese tipo de comunidad.
4) El trabajo que se debe realizar para lograr los objetivos deseados.
Liderazgo estable:
Hasta mediados del siglo pasado (década del 50) tuvimos un tipo de liderazgo que no había variado demasiado de una época a otra. Los cambios más sustanciales eran por los tiempos de avivamiento, por los movimientos misioneros, o por las situaciones de inestabilidad política o guerras. Pero el pensamiento, en cuanto a lo ético o moral, era uniforme en el liderazgo de la cristiandad. Lo que estaba mal en una época, también lo estaba en la siguiente. Lo que era pecado no se discutía entre los dirigentes de las iglesias. Sólo fue materia de discusión en los momentos de decadencia espiritual en la comunidad de los santos.
El liderazgo era reconocido por sus cualidades morales, su familia en orden, su entrega al ministerio y por su fidelidad a la Palabra.
Década del ´60:
Pero en la década del ´60 todo cambió. Ese tiempo es conocido como: “La década de los hijos de la pos guerra” o “Los jóvenes por la paz”. Ellos se levantaron contra la guerra de Vietnam. Los jóvenes y adolescentes de ese entonces cambiaron el mundo y cambiaron la historia. Ya nada volvió a ser como antes, provocaron un cambio sin retroceso.
Los hippies, la música rock, la rebeldía no violenta a toda autoridad, el amor libre, la droga, el pacifismo que toleraba todo tipo de homosexualismo, lesbianismo, y cualquier otra cosa que a la gente se le ocurriera.
No fue un cambio de moda simplemente.
No fue solo una innovación en la música.
No fue únicamente liberación de estructuras.
No fue nada más que independencia y salida de viejas tradiciones.
Fue algo más profundo: fue un cambio filosófico. Un cambio en el pensamiento, en los conceptos y en la forma de interpretar la vida. Todo lo que por décadas fue intocable, era cuestionado.
Estos cambios afectaron la conducta y la estructura de la iglesia en general y el liderazgo en particular.

La decadencia moral de los últimos 50 ó 60 años es una corriente anticristiana y humanista, que está socavando los cimientos de la sociedad y de la iglesia.

A este proceso podemos llamarle: La cultura de la muerte.
Así como el cristianismo en sus comienzos (los primeros dos siglos), fue una contracultura que cambió la ética de la sociedad, hoy pasa lo mismo pero a la inversa, pero en menos tiempo.
Proceso de disolución de la sociedad norteamericana y las demás naciones.
Lo que sucedió en EEUU pasó luego al mundo entero.
Usamos mayormente datos de EE.UU. porque tiene buenas estadísticas.
1º) Años 50
a) Familia conservadora
b) Asisten regularmente a la iglesia, como familia. (Evangélica, Católica, Protestante, Ortodoxa). También los Judíos asistían a las sinagogas y los musulmanes a las mezquitas.
La sociedad es religiosa, esto es una contención moral.
c) Hay discernimiento entre lo bueno y lo malo.
d) Casi no existe el DIVORCIO, salvo en los artistas de cine y modernistas.
e) En caso de embarazo prematrimonial: el hombre se hace responsable del nacimiento y se casa.
f) Problemas escolares graves: mascar chicle, hablar en clase.
g) La mayoría de los jóvenes llegan vírgenes al matrimonio.
h) No hay pornografía pública.
i) Se respeta a los padres, las autoridades y los mayores.
j) Las ciudades, en general, son seguras.
2º) Años 60
a) Aparece el rock. Se inicia una etapa de rebelión en los jóvenes.
b) Se declara ilegal orar en las escuelas (año 63).
c) Los jóvenes cuestionan fuertemente los valores tradicionales.
d) Se acentúa la promiscuidad sexual.
e) Se intensifica el consumo de drogas.
f) En caso de embarazo prematrimonial, se disuelve la pareja.
g) En las escuelas: consumo de drogas, relaciones sexuales y enfermedades venéreas.
h) Es la época de los hippies. Año 69 1º gran encuentro, de 400.000 jóvenes.
i) No se respeta la autoridad.
Todos los sociólogos, filósofos, estadistas y en general los estudiosos del comportamiento humano, coinciden que en el año 1969 ocurrió el gran cambio en el comportamiento de la sociedad. Fue un giro irreversible y el quiebre de los valores morales, éticos y cristianos. Desde ese momento en adelante todo comenzó a ser cuestionado.
Coincidentemente, al mismo tiempo tuvimos en muchos países un derramamiento del Espíritu Santo. “Cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia”.
3º) Años 70
a) El gobierno, en lugar de afirmar los valores de fidelidad en la pareja, promueve el SEXO SEGURO mediante el uso del preservativo o condón.
b) Se acentúa la promiscuidad sexual.
c) En 1973 se legaliza el aborto.
d) En casos de embarazo: se permite el aborto legal.
e) Comienza un proceso acelerado de desvalorización de la vida.
f) La literatura del Dr. Spook, de no ponerle límite a los hijos, hace sus grandes estragos.
4º) Años 80
a) Primer caso de SIDA (año 81).
b) Aumentan las enfermedades venéreas.
c) Se generaliza el divorcio como algo común.
d) Se aprueba el divorcio en España (año ´81), ( Argentina año ´87)
e) Se incrementan las uniones libres (sin compromiso).
f) Aumenta el crimen.
g) El cine y la TV se plagan de pornografía.
h) Música pop cruda.
i) Se acentúan los problemas familiares.
j) Las ciudades grandes son inseguras.
k) Aumenta el consumo de droga en todos los niveles sociales.
l) Se legaliza el aborto en España, año ´85.
5º) Años 90
a) Generalización del aborto.
b) En New York es obligatoria la enseñanza de la homosexualidad en las escuelas.
c) Los homosexuales luchan por sus “derechos”.
d) Se legaliza la marihuana con fines terapéuticos.
e) Hay más divorcios entre cristianos que entre no cristianos.
f) Escuelas: fuerte desarrollo de la violencia, uso de armas y violaciones.
g) Un niño ve 1.500 horas de TV anuales contra 1.200 horas anuales de clase.
h) Amplia solicitud de sexo por Internet. Uno de cada cuatro norteamericanos contrae una enfermedad de transmisión sexual.
i) Hay 36.000.000 de abortos anuales.
j) La globalización económica produce mayor dependencia de los países subdesarrollados y mayor pobreza en estos.
k) La globalización de las comunicaciones generaliza costumbres y favorece a las multinacionales de vestimenta, comidas rápidas y tecnología.
l) Aumenta la pornografía por internet.
m) Ataque terrorista en Argentina a la embajada de Israel y la AMIA.
6º) Año 00
a) Legisladores de New York obligan a enseñar sobre homosexualidad. (2002)
b) Muchos afirman que la Biblia es un libro anticuado, la fe en Dios es irracional y los cristianos son fanáticos e ignorantes.
c) En 2003 se producen 42 millones de abortos en el mundo. Uno de cada 5 embarazos es interrumpido.
d) Se legaliza la tenencia y el consumo de drogas en Argentina.
e) Se legaliza el matrimonio homosexual en Argentina.
f) Ataque terrorista a las Torres Gemelas, el Pentágono, EE.UU.
g) Ataque terrorista en teatro y escuela de niños en Rusia.
h) Ataques terroristas en España: Atocha y terminal aérea.
i) Guerra “preventiva” (por las dudas) en Irak y Afganistán.
j) Grandes cataclismos: Tsunami, terremotos en Haití y Chile, huracán Katrina
k) Epidemias gripe H-1.
l) Crisis económica mundial: EE.UU., Japón, Europa y sus consecuencias sociales. Pérdida de trabajo, aumento de la edad para la jubilación, disminución de los salarios, etc.
m) Surge China como potencia económica y militar, deja a los estadistas con grandes interrogantes.
n) Problemas étnicos, económicos, raciales y con los inmigrantes.
o) La magia y los espíritus extraños envuelven el mundo de las fantasías con Harry Poter, El Sapo y la Princesa.
Reacción en cadena:
1) Promoción del sexo seguro. Relaciones pre matrimoniales.
2) Legalización del aborto.
3) Apoyo a la homosexualidad.
4) Legalización de la clonación humana.
5) Legalización de la eutanasia.
6) Permisividad hacia el consumo de drogas.
7) Rechazo de las Escrituras.
8) Resistencia a la autoridad.
9) Colapso de la familia.
10) Desintegración de la sociedad.
11) Solo el 30% de la población de los EE.UU concurre a las iglesias.
(En España el 35% y el 15 % en Argentina).
12) El divorcio y un nuevo matrimonio pasan a ser lo común tanto dentro como fuera de la iglesia.
(La mayor parte recogido de “Enfoque a la Familia” Bs. As. Julio 2003)
A todo esto falta agregarle la revolución sexual por la aparición de la píldora anticonceptiva, los movimientos de liberación femenina y la enseñanza sobre sexualidad y la entrega de preservativos a los niños en las escuelas primarias.
(Igualmente es probable que falten algunos hechos importantes que trajeron estos cambios en nuestra sociedad y que algunos que están en este escrito no sean totalmente precisos, pero en general, este es el tobogán de la decadencia moral de nuestro mundo).
De la década del 50 a nuestros días, ¿qué cambios hubo en las iglesias, especialmente en los jóvenes, y en la gente nueva que entró en ellas?
1. Todo es cuestionable.
2. Ausencia de valores.
3. Cuestionamiento a la autoridad: padres, líderes, pastores. La independencia como estilo de vida de los cristianos. Pastores independientes, iglesias independientes.
4. Desapego a las tradiciones.
5. Desvalorización de los principios teológicos.
6. Sobrevaloración de lo sensitivo.
7. Sobrevaloración de lo material.
8. Búsqueda de resultados inmediatos. (Llame ya)
9. Todo es relativo. No hay absolutos.
10. La humanización de Dios. Él es un hombre grande, con mucho poder, pero con los mismos sentimientos y forma de pensar que los hombres.
11. Dios es amor, todo lo perdona. Se ridiculiza a Dios como justo.
12. Se pone en duda la existencia de un castigo eterno. (No hay infierno)
13. Por la literatura y las conferencistas se fomenta un pensamiento universalista en las iglesias. Todos se salvan.
14. Desapego de los cristianos a la Biblia.
La sociedad rompió todas las barreras, quebró todos los modelos y arrolló contra todas las tradiciones.
Se quedó sin contención.
Muchos líderes, consciente o inconscientemente, procuran atraer gente y ejercer el pastorado sobre la base de esta nueva manera de pensar de las personas.
La gran tentación de muchos líderes es entrar por el camino de lo que da resultado y competir, aun con el mundo. Lo que funciona es lo que vale.
Somos conscientes que el liderazgo tradicional no es atractivo para esta generación, que no es la respuesta para este tiempo.
Pero tampoco algunos modelos de líderes de nuestros días son la respuesta de Dios para el hombre de hoy, por ejemplo:
1) Caudillos. Hombres sumamente autoritarios. Tienen que saber todo, estar en todo.
2) Paternalismo. Perpetuar la paternidad. La paternidad es buena, pero no el paternalismo. No son conscientes que los hijos crecieron y no les dan la libertad que merecen.
3) Ejecutivos. La iglesia es una gran empresa. Si los hermanos no rinden “a la empresa”, quedan fuera del sistema eclesiástico.
Qué necesita la gente (aún la que está en la iglesia), muchos líderes no tienen conciencia de que estas son las necesidades las personas.
1) Una comunidad terapéutica. Que sane las heridas del pasado para edificar bien el futuro.
2) Una comunidad de contención. Que le sostenga emocionalmente frente a las diferentes situaciones de la vida: Enfermedad y muerte. Problemas familiares, de matrimonios, padres e hijos. Problemas laborales y económicos, presiones sociales y de los parientes. SANAR Y CONTENER.
3) Una iglesia familia. Que crezca numéricamente, pero mantenga el sentido de familia. No ser parte de una masa, un número más.
4) Un lugar donde pueda rodearse de familias modelos a quienes imitar y donde los niños y adolescentes tomen ejemplo de un evangelio viviente. Que tenga como meta la excelencia. Que empuje hacia arriba
5) Una comunidad participativa, en donde todos tengan espacio para servir.
6) Una iglesia que refleje y enseñe con claridad los atributos de Dios: santo, justo, amoroso, omnisciente, omnipresente, omnipotente. La gente necesita mantener una imagen correcta de quien es Dios.
Que muestre a Jesucristo como Señor, a quien hay que rendirle la vida para que Él la gobierne. Que Él nos justifica delante del Padre por la obra redentora de la cruz, pero que hay que rendirle cuenta de la vida.
7) Una iglesia que enseñe a discernir entre lo bueno y lo malo. Lo justo y lo injusto. Que hay premios y castigos. Que hay cielo e infierno. Que un día tendremos que rendirle cuenta de nuestros actos al Juez Justo.
8) Una iglesia que enseñe y mantenga viva y fresca la presencia de Dios en las acciones cotidianas. El dedo de Dios está presente en nuestra historia.
9) Una iglesia con un liderazgo estable y con buena familia. Con un mensaje bíblico y consejos coherentes y escriturarles. Que sea un referente para la comunidad. Un dechado de la grey.
10) Una comunidad que dé seguridad y continuidad. Es mi iglesia, la de mis hijos, la de los hijos de mis hijos, la de mis padres y mis abuelos. Es el lugar donde nos casamos, nos emparentamos y donde también nos van a velar.
Lo que no debe faltar en una congregación:
1) Adoración al Señor. Es parte del sacerdocio de todos los santos.
2) Edificación continua a los hermanos por medio del discipulado y el ministerio de la Palabra.
3) Amor, aceptación, tal como el Señor nos amó y aceptó. Que guarde la unidad de la iglesia.
4) Celebración periódica de la cena del Señor, recordando la obra de Jesucristo en la cruz y anunciando su segunda venida.
5) Lectura constante de las Sagradas Escrituras y afirmación que la misma es nuestra regla de fe.
6) Sensibilidad a la voz, al mover y a la guía del Espíritu Santo.
7) Interés en la obra misionera. Aportar, encomendar, apoyar, orar.
8) Interesarse por los pobres y los más necesitados, debe ser prioritario en el presupuesto financiero de la iglesia.
9) La oración. Interceder delante del trono de Dios por las autoridades y por los que no conocen al Señor.
10) Ministración para las necesidades físicas, psíquicas y espirituales de la gente.
11) Corrección de las situaciones de pecado de los santos. Con amor y firmeza.
12) Generosidad de toda la comunidad. Diezmar y ofrendar.
13) Edificación de una iglesia sobre la base de familias completas. Evangelizar a todas las familias. Tengamos fe para familias. Jeremías 31.1.
14) Formación de obreros.
15) Evangelización continua, levantando nuevas comunidades.

Proyecto 2020

“El desafío del siervo de Dios en los tiempos modernos II”.
Ángel Negro
Dice en Mt. 24.12
“y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”.
En los últimos tiempos la maldad se aumentará.
Maldad en gr. es “anomia” y significa “sin ley”. Ese es nuestro tiempo.
Ej. Hoy hay campañas contra el cigarrillo, eso es bueno.
En muchos lugares hay carteles: “prohibido fumar”, buenísimo.
Pero hoy, no está penado por ley la tenencia y el consumo de drogas.
Por lo tanto se podrían poner carteles que digan:
Prohibido fumar
Permitido drogarse
Ese es nuestro tiempo.
Por el otro lado, en estos tiempos, estamos reconociendo líderes y pastores que tendrán que pastorear la iglesia de los últimos tiempos.
Para este tiempo hace falta un liderazgo que vuelva a los hombres a las Sagradas Escrituras.
¿Cuál es la esperanza para este mundo? ¿Qué liderazgo hace falta?
¿Qué debemos hacer?
Hacer lo mismo que hicieron los primeros apóstoles y discípulos del Señor.
¿Cómo hicieron los primeros cristianos para cambiar el mundo en menos de 300 años?
Mt.28.18-20
“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.
Estas fueron las últimas palabras de Jesús antes de partir para la gloria celestial.
Jesús estaba tan convencido de que la única esperanza para el mundo era hacer discípulos, que se reservó estas palabras hasta el final de su vida y ministerio.
Es interesante que no les dijo vayan y levanten iglesias por todo el mundo.
¿Por qué?
Porque la iglesia es el resultado de haber formado discípulos, es la consecuencia del discipulado.
Hay solo dos trabajos que tiene que hacer el pastor, líder, siervo, hermano: 1) Evangelizar para que la gente se convierta.
2) Enseñarles, guiarles a vivir conforme las enseñanzas de Jesús.
Eso es hacer discípulos. Todas las actividades que se realizan deben girar en torno a estas dos: 1) Evangelizar y 2) Discipular.
Pero..., por haber levantado congregaciones donde los miembros de las mismas no son discípulos, nos trajeron muchos problemas. Nos acarreó muchas dificultades, y lo peor, no alcanzamos el propósito de Dios.
Un pastor me comentó que en su congregación dos jóvenes se pusieron de novios y tuvieron relaciones sexuales y él los corrigió. Los padres de ambos se enojaron y se alejaron de la iglesia. La pregunta que uno se hace es: ¿por qué? Los padres deberían estar agradecidos al pastor por ayudar a sus hijos a que se salven de pecar contra Dios. La razón del enojo de estos padres es muy sencilla: no son discípulos.
En este tiempo de renovación de la iglesia, el Señor nos reveló 5 verdades, entre otras, que dan sustento a nuestras comunidades. Al decir que nos reveló, no me refiero algo extra bíblico, sino que abrió nuestros ojos para entender las Escrituras y nos dio la gracia del Espíritu para ponerlo por obra.
1) El evangelio del reino, con el reconocimiento de Jesucristo como Señor de la vida como condición para ser salvo.
2) El discipulado, como la estructura básica de la edificación de los creyentes.
3) La devoción a Dios, como expresión de vida, gratitud continua y culto al Señor.
4) El amor fraternal, como el elemento fundamental y lazos de relación para ser la familia de Dios.
5) El Propósito Eterno de Dios, tener una familia de muchos hijos semejantes a Jesús, como la meta principal de la vida.
Cómo debe ser el líder que el mundo y la iglesia necesitan hoy:
1) El líder es alguien que cree que la única esperanza para el mundo de hoy es lo que Jesús dijo: hacer discípulos.
¿Por qué tiene que estar convencido de esto?
Pregunto: ¿Hay otra forma de establecer el reino de Dios que no sea tomando a uno por uno, a familia por familia, grupo por grupo, congregación por congregación y hacerlos discípulos de Jesús?
Si Jesucristo y Pablo lo hicieron de esa manera ¿por qué vamos a cambiar hoy?
Si hay otra forma, fuera de lo que Jesús dijo y de lo que hicieron los primeros apóstoles, lo queremos conocer.
Pero “es muy lento” dicen algunos.
Cierto, en un principio sí, pero tiene el efecto dominó.
Pero si los 2.000.000 de evangélicos de Argentina o más, fuésemos discípulos, e hiciéramos discípulos, en poco tiempo conquistaríamos la nación para el reino de Dios.
Pero lo cierto es que no lo somos, ni lo hacemos.
Ej. En algunos países de América Latina el 30% de la población son evangélicos.
La pregunta que uno se hace es:
¿Dejaron de pedirle a los santos? ¡Muy bien!
¿Dejaron de rezarle a María? ¡Excelente!
¿Dejaron las procesiones? ¡Maravilloso!
¿Dejaron al gauchito Gil y la difunta Correa? ¡Buenísimo!
Pero: ¿dejaron de mentir, de quejarse, de convivir con la que no es su esposa/o?
¿Son esforzados, trabajadores y buenos estudiantes?
¿Aman a su esposa como Cristo amó a la iglesia?
¿Los hijos respetan a sus padres?
Nuestra responsabilidad personal es creerle al Señor y hacer su voluntad.
¿Estás convencido de esto? ¿Crees que la única esperanza para nuestra Nación es que todos sean discípulos de Jesucristo?
El líder que hace falta, es alguien que cree que la única esperanza para el mundo de hoy es hacer discípulos de Jesús.
2) El líder que hace falta hoy tiene que ser un discípulo.
¿Qué significa esto?
Que nadie se ponga a hacer discípulos si primero no es discípulo.
Yo soy pastor, pero antes que pastor soy oveja y como oveja tengo que ser pastoreado.
Todos fuimos llamados para ser discípulos y para hacer discípulos. SER Y HACER.
¿Quién te pastorea? ¿Quién vela por tu vida, emocional, espiritual, familiar?
¿Quién es tu pastor personal? ¿Hay algo de tu vida que no se lo contarías a nadie?
¿Quién te enseña cómo vivir en el trabajo, casa, escuela?
¿Alguien conoce tus finanzas?
¿Y tus conflictos matrimoniales, sentimentales, luchas íntimas?
¿Cuánto hace que no te confiesas? ¿Confiesas tentaciones? ¿Blanqueas tu vida?
¿Quién se mete en tu matrimonio, noviazgo?
¿Alguien te ayuda en la crianza de tus hijos?
¿Quién te ayuda con el manejo de tu tiempo?
¿A quién le cuentas tus conflictos interiores?
¿Quién supervisa la obra que estás realizando?
Estar bajo autoridad es fundamental para hacer la obra. Para ejercer autoridad tú tienes que decir: “Yo soy una persona bajo autoridad”. Si ustedes ven algo que está mal en mí, corríjanme según Mt.18, si no hago caso, acudan a mi pastor. Alguien tiene que enseñarnos y discipularnos.
Algunos preguntan ¿cómo se empieza a hacer discípulos?
ASÍ COMIENZA EL DISCIPULADO, SIENDO DISCÍPULO.
3) El líder que hace falta es el que sabe hacer discípulos.
Jesús dijo: “id, y haced discípulos... enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”.
-¿Qué se debe enseñar en la relación de discipulado?
Hay que enseñarles a vivir según la voluntad de Dios.
-¿Qué es enseñar? Es edificar, y edificar es poner lo que falta. Ej. Edificación de una casa.
-¿Qué hay que enseñar?
Ej. La iglesia en Inglaterra no enseña a la gente a pagar los impuestos, todos pagan, acá hay que enseñar.
Hay que enseñar lo que falta.
Hay que enseñar al marido a amar a su esposa ¿Cuánto tiene que amarla? Como Cristo amó. Amor sacrificial.
No seáis ásperos con ellas, dice Pablo.
Enseñarle el trato que debe tener con ella, lo que es abuso de autoridad, a ser amable.
A la esposa, enseñarle a ser tierna, cariñosa y a honrar a su marido.
Ef. 5.33
“Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido”.
Enseñar que la mujer debe honrar a su marido delante de los hijos.
A los hijos a sujetarse a sus padres.
A los padres a no provocar a ira a sus hijos.
A trabajar como para el Señor, ¿en un país tan sindicalizado como éste? Sí.
A no ser respondones, a no quejarse ni criticar, a no hablar mal de un ausente.
A decir siempre la verdad, a no coimear, a no comprar robado ni de contrabando.
El líder que hace falta hoy es un discipulador.
Hace lo mismo que Jesús.
Su meta es formar una comunidad de discípulos que se parezcan a Jesús.
¿Cómo debe ser la iglesia en nuestra ciudad? ¿Cómo deben ser los discípulos que viven bajo el señorío de Jesucristo?
§ Debe estar integrada por familias que viven en paz y armonía.
§ Los maridos deben ser de buen carácter, tiernos, sabios, amables, que aman sacrificialmente a sus esposas. No deben ser ásperos con ellas ni autoritarios. Deben ser atentos a sus necesidades, serviciales y fieles aun con el pensamiento.
§ Las esposas deben honrar a sus maridos, ser respetuosas, que hablen bien de ellos especialmente delante de los hijos. De carácter afable y apacible. Deben ser buenas y sujetas a sus esposos.
§ Los hijos, respetuosos y obedientes a sus padres.
§ Los jóvenes, llegan vírgenes al matrimonio. Esforzados, estudiosos, trabajadores, alegres, sanos en la fe, con ganas de vivir. Con identidad, que saben para qué existen y para qué viven. Con metas claras y definidas.
§ Los ancianos, honorables y venerados por todos. Que envejecen con gracia como verdaderos santos en la fe, con amor, servicio y piedad. Mujeres mayores que enseñan a las más jóvenes sobre su comportamiento y la vida familiar. Hombres y mujeres cargados de años, pero dedicados a orar por la próxima generación y por los que les siguen en el camino de la fe.
§ Niños felices criados en el amor, la paciencia y el temor del Señor.
§ -Hombres trabajadores, responsables, diligentes, fieles, emprendedores, serviciales y de comportamiento varonil. Santos, honestos, veraces. No criticones ni calumniadores, ni tampoco hablan mal de un ausente.
§ Mujeres virtuosas, alegres, llenas de buenas obras, felices.
§ Discípulos que aprenden a ser humildes, pacientes, mansos, justos, generosos, sinceros, buenos, sujetos, felices, honrados, íntegros. Que viven en luz.
Discípulos cuyo estilo de vida es amar, perdonar, servir, confesar sus faltas, obedecer, ser cumplidores de la palabra. Se sujetan a las autoridades, dicen siempre la verdad, confían en Dios, aman al prójimo, ayudan al necesitado, comparten con los demás, son austeros y no se endeudan fácilmente.
Discípulos que lloran con los que lloran, ríen con los que ríen, son uno con sus hermanos, devuelven bien por mal, sufren las injusticias, dan gracias siempre por todo, vencen la tentación, viven en el gozo del Señor, oran sin cesar, dan testimonio de Jesucristo en todo momento, ganan a otros para Cristo, hacen discípulos, ponen el dinero y los bienes al servicio del Señor y de sus hermanos, y sobre todas las cosas aman a Dios con todo su ser.
Esta manera de vivir pone de manifiesto un estilo de vida diferente al de las demás personas que nos rodean y hace presente el reino de Dios en medio de la sociedad.
Estamos en el mundo, pero no somos del mundo.
¿Es posible esta clase de iglesia o es una utopía?
¿Cómo se puede lograr? CON JESUSCRISTO ES POSIBLE.
(Tomado de: Caminando con Jesús II, El Reino de Dios, Editorial Logos)
4) El líder que hace falta es accesible a las ovejas y es confiable:
“Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, 15así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas”. Juan 10.14-15
Formar discípulos es formar amigos.
“Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer”. Juan 15.15
Cada hombre, cada mujer tiene cosas guardadas, dolores, fragilidad en su interior que no las abre fácilmente. Necesita tiempo, confianza, calor de amigo.
Él me tiene que conocer, yo lo tengo que conocer, necesitamos tiempo.
El discipulado es tiempo juntos.
Ej. ¿Cuánto tiempo pasó Jesús con sus discípulos?
Años atrás, el pastor era el hombre de confianza en la familia; hoy es el psiquiatra o el médico.
Pero hoy esto no se da solo por ser pastor, hace falta estar junto a las ovejas.
Algunos principios prácticos:
1) Tener bien claro el orden de prioridades.
a) El Señor. Mi relación personal con Él.
b) Mi familia. Esposa, hijos, trabajo.
c) La obra, y dentro de la obra, 1º los discípulos. 1º los que andan bien.
d) El resto de las cosas.
2) Formar nuevos discipuladores o padres espirituales.
3) Tener un programa concreto de enseñanza para vivir el evangelio. La teología
puede ser en un aula.
4) Tener en alta estima el llamamiento del Señor.
No es poca cosa que Dios puso sus ojos sobre tu vida y te llamó para este santo ministerio.
¿Estás convencido de que Dios te llamó para este servicio?
Todos los hijos de Dios fuimos llamados para servir, algunos apartados para un ministerio específico.
La seguridad de que Dios te llamó te confiere autoridad espiritual.
Tu identidad viene de tu conocimiento y relación con Dios el Padre.
Un modelo de líder:
Hch .11.22-25
“Llegó la noticia de estas cosas a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén; y enviaron a Bernabé que fuese hasta Antioquía. 23Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor. 24Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor. 25Después fue Bernabé a Tarso para buscar a Saulo; y hallándole, le trajo a Antioquia”.
Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe.”
Tres virtudes en el liderazgo de Bernabé:
“Era bueno”:
Al decir que era bueno, destaca una virtud de carácter.
Pacífico y bueno, o enérgico y bueno.
Destaca su calidad de persona, su calidad humana, su carácter formado.
Es una persona que pasó por la cruz y conoce el trato de Dios.
No tiene envidia, no critica, se goza con la prosperidad y el bien del otro.
“Lleno del Espíritu Santo”:
Al decir que era lleno del Espíritu Santo, destaca la espiritualidad de Bernabé.
Es una persona que ora, que escucha al Espíritu Santo, que estudia la Palabra, que medita con Dios y escucha al espiritual.
“Lleno de fe”:
Al decir que era lleno de fe, destaca una actitud o una postura frente a:
1. Dios. Le está diciendo “Yo te creo”, creo que todo lo que tú dices es verdad. Creo en lo que prometiste y espero en ti.
2. La vida. Enfrenta el diario vivir con fe: Las personas, los problemas, la vida familiar, sus propias limitaciones. Actúa con fe y habla con fe.
3. Satanás. Sabe que existe, que pone trabas, tienta, que pone dificultades, pero sabe que tiene al más grande de su lado.
Lleno de fe es una postura frente a Dios, la vida y Satanás.
El mundo de hoy requiere de hombres y mujeres como Bernabé, con una postura de fe.
La gente sigue y confía en personas de fe.

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...