viernes, 22 de julio de 2011

VÍNCULOS DEL PACTO- OSCAR GÓMEZ




Durante años el hermano Helter se congregó en una comunidad distante a unos 200 km. de Rosario. En determinado momento se alejó de su iglesia. Pasaron quince años y volvió a su congregación, al regresar expresó con entusiasmo: “esta es mi familia”, “es mi casa” y “ustedes mis hermanos”.
Ahora bien, ¿qué determinó el regreso del hermano Helter a su iglesia? ¿Qué lo llevó a decir “esta es mi familia”, “ustedes son mis hermanos”? ¿Qué lo mantuvo ligado por más de quince años a su comunidad de origen aunque estuvo distante? ¿Hubo algún factor clave en esta decisión?
No cabe duda que el elemento determinante para su retorno fueron los vínculos que parecían haberse cortado, pero nunca se rompieron.

                            “VINCULOS DEL PACTO”

Leamos por favor Ezequiel 20:36/37
20:36 Como litigué con vuestros padres en el desierto de la tierra de Egipto, así litigaré con vosotros, dice Jehová el Señor. 20:37 Os haré pasar bajo la vara, y os haré entrar en los vínculos del pacto
¿Qué es un vínculo? Deriva del latín "vinculum", de "vincere" significa atar, unión o atadura de una persona o cosa con otra. Se usa también para unir, juntar o sujetar con ligaduras o nudos. Se refiere a atar duraderamente.
Dos personas vinculadas están unidas, encadenadas, emparentadas o atadas ya sea en forma física o con una especie de cadena invisible, por más que haya peleas o discusiones el vínculo siempre unirá a ambos.
I-DIFERENCIA ENTRE RELACIÓN Y VÍNCULO
-Los vínculos poseen una estructura que inconscientemente une, por ejemplo la iglesia o la familia, las relaciones no lo necesitan porque son simplemente correspondencia o conexión entre dos o más personas.
-Las relaciones pueden ser circunstanciales, ya sea en el trabajo, escuela, vecindario, los vínculos nunca lo son.
-Las relaciones necesitan ser sostenidas por el respeto, la correspondencia, la diplomacia, en cambio los vínculos se mantienen por sí mismos.
-El vínculo requiere que reconozca al otro, sepa su nombre, lo llame por su nombre, me alegre o me duela con la persona porque hay una cadena que me liga, la relación con estar en la superficie o ser protocolar ya es suficiente.
-Los vínculos exigen perdón, reconciliación, la sangre de Jesús, esfuerzo, fe, presencia de Cristo, en cambio las relaciones se pueden terminar en cualquier momento, de hecho, se acaban cuando alguna de las partes se le antoja.
¿Será por esto que hay tantas deserciones y apartados dentro de la iglesia del Señor? Me da la impresión que sí. No entendieron que se trataba de un vínculo de pacto, un vínculo eterno.
-No se puede renunciar a los vínculos, a las relaciones sí. ¿Cómo hace un hijo para renunciar a su padre o a su madre por más leyes que haya? ¿Cómo se hace para romper el vínculo con los hermanos en Cristo con quienes fuimos ligados, encadenados mediante la sangre de Cristo, la del pacto eterno?
Cuando se va un hermano querido es como si te amputaran un brazo sin anestesia.
Puedo rebelarme, tomar distancia, ser indiferente pero el vínculo siempre está, permanece, siempre me queda un pedacito del otro. Ej. el José de la Biblia.
-En el Puerta-Camino y Meta hay una sección denominada “LA RELACIÓN ENTRE HERMANOS” pero a la luz de lo venimos diciendo deberíamos cambiar su título y ponerle “VÍNCULOS ENTRE HERMANOS”.
II-EL PADRE Y SU HIJO JESUCRISTO: UN VÍNCULO EJEMPLAR
San Juan 1:18 A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Jesús está en el seno del Padre, en el “colphus” del Padre, en su pecho, es un vínculo físico, espiritual, profundo.
De ahí viene la palabra golfo del griego colphus, ensenada grande. Gran porción de mar que se interna en la tierra.
-San Juan 10:30 Yo y el Padre uno somos
-El Padre y el Hijo nos dejaron ejemplo de un verdadero vínculo, que no es solo para que lo admiremos sino para que lo vivamos.
III-EL VÍNCULO ENTRE EL SEÑOR Y NOSOTROS
Oseas 11:4: Con cuerdas humanas los conduje, con lazos de amor, y fui para ellos como quien alza el yugo de sobre sus quijadas; me incliné y les di de comer.
Salmo 16: 5 Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte. 6 Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, Y es hermosa la heredad que me ha tocado. 7 Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia. 8 Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido
-Las cuerdas humanas que habla este pasaje son las personas que Dios utilizó para acercarnos a Él, ellas fueron usadas como “lazos de amor”.
-Este vínculo entre el Señor y nosotros está hecho de cuerdas muy resistentes a las circunstancias, al tiempo, a las pruebas, a los sufrimientos, etc. Nuestro Señor es el más interesado en vincularse con nosotros.
-Jesús demuestra las expresiones de estos vínculos. San Juan 13:23 Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús. 13:24 A éste, pues, hizo señas Simón Pedro, para que preguntase quién era aquel de quien hablaba. 13:25 El entonces, recostado cerca del pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es?
El Señor nos enseñó que los vínculos se nutren de afecto, abundante amor, toque físico, etc. Él no fue maestro de la letra, frío, académico, era el mismo Dios de amor manifestado a los hombres. ¡Aleluya!
-Lo nuestro con Cristo es un vínculo de pacto, no una simple relación.
-Jesús fue creador e iniciador de vínculos, formó su comunidad, tuvo sus discípulos y los amó hasta el fin (Juan 13:1)
-¿Hasta dónde llega la profundidad de este vínculo con Cristo? La respuesta la encontramos en1era. Corintios 6:17 Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.
IV-LOS VÍNCULOS ENTRE HERMANOS EN LA FE.
-Hasta que no entendamos la profundidad de nuestros vínculos no habrá reino de Dios entre nosotros.
-Los vínculos son dolorosos y causan alegría. Cuando se lesionan producen heridas profundas. Cuando se intenta romper el vínculo se quiebra algo en nuestro interior.
-Los vínculos sanan corazones y rompen corazones, crean vida o pueden matar (ej. Caín).
-Los vínculos tienen enemigos: la traición, la deslealtad, las ofensas, la violencia, la rivalidad (Libro “Rivales” del Dr. Nelson Castro).
-El lenguaje de los vínculos está sintetizado en 1Tesalonisenses 2:7y8. “tiernos”, “nodriza”, “cuidado”, “ternura”, “propios hijos”, “grande afecto”, “muy queridos”. Pablo fue un apóstol vincular o vinculante.
-Los ministerios rectores de la iglesia (apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros), como tarea primaria, deben profundizar los vínculos en el cuerpo de Cristo. Cristo murió en la cruz para establecer vínculos de pacto con nosotros y entre nosotros. Nuestros vínculos en Cristo son eternos, es decir para siempre. ¿Aleluya? Sí, ¡Aleluya!!
-Los vínculos no terminan entre nosotros, tienen que agrandarse, ampliando el círculo, no ser exclusivistas, vincular a otros, a muchos más. El hombre contemporáneo no conoce la profundidad de los vínculos fraternos en Cristo.
-La verdadera comunión cristiana es sinceridad en los vínculos entre hermanos, es cuidar los vínculos del pacto que nos habla el profeta.
V- LA IGLESIA: UNA COMUNIDAD VINCULANTE
-Los vínculos expresan a la iglesia como familia espiritual. Aquí no es la iglesia como ejército, porque si un soldado se va de baja o deserta ¿a quién le interesa?, pero si se va un hijo o un hermano ¿no te vas a afligir? Tampoco es la iglesia tipo empresarial que solo piensa en números, finanzas y producción, ni la iglesia social tipo club donde estamos un rato juntos, comemos y después “cada carancho a su rancho”.
-Para establecer vínculos estables, firmes será necesario ver a la iglesia como familia.
-La iglesia que no es vinculante, que no fomenta los vínculos, no resistirá la presión del medio anticristiano, la oposición diabólica y la hostilidad de sus enemigos.
Acerca de los vínculos familiares
En su libro “La cruz total” A.W.Tozer nos dice: “No debemos olvidarnos que la iglesia es una familia divina y que las lealtades que existen entre sus miembros, a veces chocan radicalmente con los vínculos que existen entre las familias de carne y hueso. La cruz es una espada que frecuentemente separa amigos y divide hogares, la presencia de un verdadero creyente, si bien no necesariamente causa una ruptura total, por lo menos crea una divergencia de intereses y produce un estrés en la unidad del hogar. En estos días, una de las debilidades que se observan en la fe que profesan muchos cristianos es su disposición de hacer cualquier concesión para llevarse bien con los demás, especialmente cuando se trata de familiares y otros parientes. Es una filosofía de apaciguamiento”.
VI- LO QUE NOS CORRESPONDE A NOSOTROS
Afirmar los vínculos como nos enseñó el apóstol Pablo.
Efesios 4:3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.
Colos.3:14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.